Poemas de Primavera

La primavera es conocida como la estación del amor. Se trata de la transición entre el invierno y el verano, la época del año que nos trae las flores y los colores. Por eso la primavera aparece siempre como un sinónimo de vida y del renacer.

Con la primavera

Con la primavera

Viene la canción,

La tristeza dulce

Y el galante amor.

Con la primavera

Viene una ansiedad

De pájaro preso

Que quiere volar.

No hay cetro más noble

Que el de padecer:

Sólo un rey existe:

El muerto es el rey.

“José Martí”

 

Vine para decir tu primavera

Vine para decir tu primavera

Digo para nombrar dulce tus aves

Por abrirte las flores que tú sabes

Para hacerte de todas la primavera

Era hermosa la tarde y cómo era

Sí la evoco de pronto ya ni cabes

Eres tarde infinita ya sin llaves

Estás en donde esté y yo te quiera

Que estás en donde estoy hoy y te quiero

Ya no me importará decir me muero

Porque no será cierto de seguro

Pero vino no más para decirte

Que ya no podrás irte ni morirte

Por más que se haga triste y se ponga oscuro

“Juan Cunha”

Primavera

¡Toda la primavera dormía entre tus manos!

Iniciaste en un gesto la fiesta de las rosas

y erguiste, enajenada,

esa flecha de luz que impregna los caminos.

¡Toda la primavera!

Fervores del instante transido de capullos,

gracia tímida y leve del perfume sin rastro,

caricias que despiertan el sexo de las horas.

Brotaron de tus palmas en éxtasis gozoso

los trinos y las brisas. Y tu ademán secreto

despertó en rubores la pubertad del mundo.

¡Todo vino por ti! Porque tus manos lentas

ciñeron brevemente mi carne estremecida,

porque al rozar mi cuerpo

despertaste una flor que trae la primavera.

“Ernestina de Champourcin”

Doña Primavera

Doña Primavera

viste que es primor,

viste en limonero

y en naranjo en flor.

Lleva por sandalias

unas anchas hojas,

y por caravanas

unas fucsias rojas.

Salid a encontrarla

por esos caminos.

¡Va loca de soles

y loca de trinos!

Doña Primavera

de aliento fecundo,

se ríe de todas

las penas del mundo…

No cree al que le hable

de las vidas ruines.

¿Cómo va a toparlas

entre los jazmines?

¿Cómo va a encontralas

junto de las fuentes

de espejos dorados

y cantos ardientes?

De la tierra enferma

en las pardas grietas,

enciende rosales

de rojas piruetas.

Pone sus encajes,

prende sus verduras,

en la piedra triste

de las sepulturas…

Doña Primavera

de manos gloriosas,

haz que por la vida

derramemos rosas:

Rosas de alegría,

rosas de perdón,

rosas de cariño,

y de exultación.

“Gabriela Mistral”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s